Lunes

9:00 - 21:00

Martes

9:00 - 21:00

Miércoles

9:00 - 21:00

Jueves

9:00 - 21:00

Viernes

9:00 - 21:00

Localización: Avenida Doctor Federico Rubio y Galí, nº 59. 28040 – Madrid (Dentro de Wellsport Club)

CIRUGIA HERNIA DISCAL: REHABILITACION

Algo que pasan por alto casi todos los pacientes es la rehabilitación después de una cirugía discal, y cuanto más agresiva es, más importancia debería cobrar la rehabilitación.

Desafortunadamente es común pensar que, incluso en una artrodesis (intervención quirúrgica en la cual se fijan dos piezas óseas, anclando una articulación a base de placa y tornillos para entendernos), no es necesario un proceso rehabilitador y readaptador, ignorando el gran daño que se ha producido tras la intervención a los tejidos y lo que ello conlleva: pérdida de masa muscular, fibrosis, hipomovilidad secundaria, contracturas de defensa…

Muchos médicos, aunque mucho nos pese, no suelen recomendar rehabilitación postquirúrgica y, ante vuestra pregunta de si sí o si no, siempre os respondo lo mismo:

1. O el médico desconoce en qué consiste la rehabilitación: desde el primer día debemos comenzar con las terapias de fisioterapia

2. O no confía a quién encomendar esta misión rehabilitadora, por lo cual decide no recomendarla.

En ambos casos un gran perjuicio para el paciente.  En cualquier cirugía y, como hemos dicho a más invasiva o agresiva mayor, hay una pérdida muscular importante debido, en primer lugar, a la agresión quirúrgica que, a su vez, provoca diferentes mecanismos de atrofia muscular. Y, en segundo lugar, a las heridas y suturas, tanto externas (en piel) como interna, que  pueden producir la tan temida fibrosis postquirúrgica (que se traducirá en dolor, inflamación, pérdida de movilidad…).

En otros caso, y no menos frecuentes, se puede producir una hipomovilidad secundaria en otras zonas o en la misma (en el caso de la artrodesis en la propia fijación) lo que derivará en futuras lesiones en la misma zona o en zonas más alejadas. Este es uno de los motivos principales por los que los estudios científicos no ven efectivas las cirugías a largo plazo, provocando de nuevo dolor al cabo de los años. En otros casos son las contracturas de defensa propias que aparecen después de la cirugía o la pérdida de elasticidad….

Por todo ello os recomendamos que, una vez hayáis pasado por cirugía ante una lesión discal, sea del tipo que sea, debéis acudir a un buen grupo de especialistas; de lo contrario es probable que la cirugía no tenga éxito a largo plazo, no porque la cirugía haya ido mal si no porque la recuperación no haya sido buena.

Juan Manuel Junco pelayo

Deja un comentario

Tu dirección de mail no será publicada.